Maniobra de Ensueño

MANIOBRA Nº 14. - Zaragoza. Abril del 2006.

Propósitos de las maniobras realizadas.

-Reforzar los propósitos de la maniobra anterior.

-Reforzar la posibilidad del ensoñador de introducir animales (cangrejo) dentro de los ensueños del ensoñado

-Reforzar la posibilidad del ensoñador de introducir sonidos dentro de los ensueños del ensoñado (el sonido de un caracol, una turbina, zumbido)

-Demostrar la posibilidad del ensoñador de acechar ensoñando, con maniobras dirigidas a que el ensoñado vea en sueños, partes del cuerpo del ensoñador (orejas) inducirles a que tome conciencia de ello estando despierto al día siguiente.

Recuerden que el procedimiento consiste en preguntar, la mañana del segundo día del curso, los sueños que los alumnos hayan tenido esa noche y que puedan recordar. Ellos no tienen la menor idea de la maniobra que se ha realizado. No disponen de ninguna referencia previa. El porfesor no comenta absolutamente nada al respecto. Llegan a aula, comienza la clase y el profesor pasa a preguntar por sus sueños, directamente. Una vez que los alumnos cuentan sus sueños, sacamos del bolsillo los dibujos que muestran las maniobras realizadas esa noche para ellos, mientras dormían. de esa manera pueden corroborar las coincidencias, sin lugar a dudas entre lo soñado y la maniobra de ensueño realizada. 

· Mensaje de Cristian Salado.

Antes de que olvide procedo a comentar las maniobras de ensueños de este fin de semana en Zaragoza. El viernes, primer día de clase de Visión Aural. Les hablé intencionalmente de la atención de ensueño y de acecho, cosa que no hago comúnmente, hable de ella igualmente el segundo y tercer día.

Les expliquen simplificadamente que, la atención de ensueño era aquella que, con el enfoque de la conciencia podemos modificar el curso de los sueños y convertirlos en ensueño y que la atención de Acecho era aquella que, con el enfoque de la conciencia podemos modificar el curso de los eventos de la realidad .

El sábado por la mañana les pregunté sobre los sueños a los alumnos y me comentaron lo siguiente:

Un alumno soñó con un jaguar que estaba rugiendo de manera continua. Yo le pregunté si rugía y me dijo que no, que era otro tipo de sonido. Varios alumnos me hablaron de sonidos, uno incluso mencionó la palabra zumbido. Fueron varios. Otra alumna soñaba con un zumbido muy fuerte como los de las hélices de un avión.

Yo les enseñe el papel donde escribía ZUMBIDO y dibujaba un caracol. Realicé una maniobra donde visualicé a un caracol girando, de modo que emitiese un zumbido constante, vibrante y agudo.

Una alumna describió que soñó con un tubo de cristal con una espiral dentro. Luego Ciriaco un repetidor me recordó en el descanso que la alumna había descrito la “espiral del barbero” y yo no me había dado cuenta!. Ocurre que yo ensoñaba el giro del caracol en espiral y por

alguna relación apareció ese ensueño en ella, “un tubo de cristal con una espiral dentro”.

Estas maniobras eran una demostración del uso de la atención de ensueño. Les explicaba la posibilidad de adiestrarse en el manejo de los sueños con fines terapéuticos si desarrollamos la atención de ensueño.

Otra Alumna esa mañana me dijo que había ensoñado que un periquito se posó en su hombro. Yo le pregunté si el periquito posado en su hombro había hecho algo. Porque un periquito en el hombro casi siempre hace dos cosas, pero no me dijo nada.

Luego, esa misma alumna dijo que vio una figura en su ensueño y yo le dije que la dibujara en la pizarra. Lo que dibujó parecía un busto de alguien con unas protuberancias afiladas en la cabeza como las orejas picudas de Bat Man. Ella me dijo que se parecían a mis orejas. De modo que todos nos divertimos un poco hablando de mis orejas, yo les contaba que en mis clases de aurícula terapia utilizaba mis orejas para que los alumnos aprendieran por lo grandes y raras y todos se reían y disfrutaban de lo lindo. En ningún momento yo dirigí la conversación hacia el tema de las orejas, ellos mismos llegaron a ese punto y se mantuvieron un buen rato divirtiéndose con las mías.

Lo que no sabían era la “carta” que yo me estaba guardando. Cuando les enseñe el papel con una oreja dibujada, se quedaron mudos.

Más tarde les pregunté si pensaban que habían estado hablando de mis orejas por gusto.

Les recordé lo que significaba la atención de acecho, que era aquella en la que, con el enfoque de la conciencia podemos modificar el curso de los eventos, el devenir de los sucesos. LO ocurrido con mis orejas no era un asunto acontecido en sueños. Ellos no estaban soñando con mis orejas y luego me lo contaban. Ellos estaban perfectamente despiertos hablando de ellas sin que yo les diera el más mínimo pié. Llegaron ahí por si mismos. El pie lo dio la alumna con el dibujo de la figura que ensoñó.

Por supuesto que es algo que resulta difícil asimilar. Yo solo lo menciono.

Lo interesante era que la alumna que soñó con el periquito no se daba cuenta que el periquito hace dos cosas: Chillar, lo cual se relaciona con el zumbido ensoñado y morder la oreja del dueño con su pico. Porque el dibujo de la oreja, tenía las tenazas de un cangrejito mordiéndole el lóbulo y del lóbulo salía una gotita de sangre. Y el periquito es un animalito que si lo pones en el hombro termina chillando e igualmente mordisquea la oreja de su dueño con su pico corneo que se parece a las tenazas de un cangrejo. Ella ensoñó el periquito que vino volando y se posó en el hombro, cerca de su oreja pero el periquito no hizo nada de lo que yo esperaba, sin embargo me resulta muy significativo.

Lo otro fue el dibujo que hizo en la pizarra del busto del hombre con unas protuberancias raras y que solo cuando estaba de pie, junto a mí y frente al grupo, fue que se percató que eran orejas, porque en su sueño no las percibía como orejas reales solo mirando las mías, ahí de pie frente al grupo, fue entonces que comprendió que eran orejas y que eran las mías, porque eran igualmente raras y comenzamos a divertirnos todos con mis pobrecitas orejas feúchas, que no tienen la culpa de nada. Pero las utilicé para maniobrar. (Orejas que escuchan)

Bueno. Esa era la maniobra de ensueño (y acecho Nagual, no tonal como Paula defendía que no era) del fin de semana. El caracol que zumbaba constantemente como un chillido agudo y mi oreja que además era mordida por la muela de un cangrejo.

El Zumbido surgió en los ensueños, las orejas aparecieron al pensar en la figura que dibujó en la pizarra, en su sueño no tenía idea de que eran orejas y el tema de mis orejas surgió ya estando todos “despiertos” en clases.

· Mensaje de Surama.

…a todo lo que él ya ha contado, añado una última maniobra que a él se le pasó. Las maniobras mencionadas las hizo el viernes por la noche y hasta el sábado por la tarde la gente no acabó de contar o recordar lo que habían soñado o la importancia de dichos sueños-ensueños.. El domingo por la mañana nos dijo el último elemento que había incluido: un cangrejo.

Una de las alumnas (Carmen Antó) comentó el sábado por la mañana que nunca puede acordarse de sus sueños … esa noche se despertó recordando o sintiendo como si tuviese encima un caparazón oscuro. Cristian no la debió escuchar bien, entender o no lo asoció en ese momento al cangrejo, ya que no le dio importancia. Luego Carmen me lo contó fuera del curso y me dijo que la sensación era como de tener encima un caparazón de tortuga. No hace falta decir la similitud, precisamente por el caparazón, entre tortuga y cangrejo.

Anoche mandé un mail … a Mercedes (la del periquito y tus orejas) y a los alumnos del zumbido. También me llamó Erika por la tarde y le dije que contase lo de la espiral en el tubo de su sueño. Me dijo que si, así que imagino que lo hará en cuanto pueda.

A Carmen Salvador, la que soñó con las hélices de un avión, la cabo de llamar por teléfono y hemos podido comparar experiencias …

· Mensaje de Mercedes R..

Cristian no se si te acuerdas de mi yo era la de los periquitos y la que te vio la oreja. Y aprovecho a contarte y explicarte mejor mi sueño mediante el dibujo de lo que vi en detalle. Esto no me lo estoy inventando esto lo viví en mi sueño lo que ocurre que en el curso no te lo pude explicar mejor.

…no me sorprende este sueño, pero lo que me sorprendió fue que no te relacionara con el ser hasta que te vi los rasgos que dibujé en la pizarra y en ese preciso momento te miré.

Bueno me gustaría compartir la experiencia del sueño empiezo desde el principio.

… Apareció un pregonero en plena calle avisando, si como estos pregoneros de la edad media, gritaba atención!! Atención!! Que viene un ser. Al momento sobre tres escaleras, apareció una silueta como de un hombre alto, luego un ruido como de viendo intenso muy fuerte como si ese viento se metiese en un tubo largo, ruido como de turbinas. He dibujado lo que vi en el sueño para que se viese con más detalle. Mientras aparecían todos esos elementos que dibujo a la izquierda seguía ese ser como flotando.

Lo curioso fue que al decirlo en el curso Cristian me dijo que dibujara al ser en la pizarra porque me costaba mucho explicarle los rasgos. Mi lado racional estaba pensando que no saldría nada del dibujo, pero al dibujar mi lado derecho se reafirmó y dibujó lo que parecía al principio como un drácula. Pero cuando miré a Cristian vi perfectamente como esos rasgos estaban en su cara. Caray!!! Te pillé, eres tuuu grité!! Me sorprendió muchísimo ver que eran sus rasgos. Te has metido en mi sueño ¡! Aluciné

Y el sueño que tuve el día anterior me sorprendió mucho el tema de esos animalitos que los subí a mi hombro. Te lo dibujo para que lo veas, deducía que eran periquitos porque llevaba una buena temporada que los periquitos me describen cosas de mi, hay temporadas que sueño con otros animales pero desde que tengo unos periquitos en mi casa sueño con ellos.

y otra cosa que me hizo mucha gracia cuando mencionaste el cangrejo, como soy ilustradora y diseñadora gráfica hago algunos dibujos en tiempos libres y me reí mucho cuando me acordé de este dibujo que coloqué en mi blog, y mira la nota, es el primero,

· Mensaje de Erika.

Soy una compañera del curso de Visión Aural que tuvo lugar en Zaragoza. Mi experiencia con el sueño fue la siguiente: Cristian nos enseñaba un tubo de cristal con una espiral roja dentro. Esta imagen fue lo que describí a la mañana siguiente. Sin embargo, me quedó algo más por contar, que en un principio no valoré como significativo. Dentro de mi sueño asocié esa espiral, por su forma alargada, con unos pendientes que tengo que son de los que cuelgan y tienen cada uno dos piedrecitas ovaladas granates. Al ver el tubo con la espiral y contemplarlo un rato pensé "es como uno de mis pendientes".